-LA ESTÉTICA REALISTA ROMÁNTICA-

Home Forums La Rebelión de Atlas (Foro general) -LA ESTÉTICA REALISTA ROMÁNTICA-

This topic contains 0 replies, has 1 voice, and was last updated by Avatar of G Truchuelo Rand G Truchuelo Rand 1 year, 3 months ago.

Viewing 1 post (of 1 total)
  • Author
    Posts
  • #2802

    -LA ESTÉTICA REALISTA ROMÁNTICA-

    El arte, desde tiempos inmemorables, ha estado siempre presente en la vida del hombre, de una forma u otra: desde las primeras y simples pinturas rupestres hasta las complejas composiciones musicales de Wagner. La filósofa Ayn Rand sostenía que el origen de tal necesidad se hallaba en la epistemología, en concreto, en la teoría de la formación de conceptos.

    “La Epistemología es la rama de la Filosofía dedicada a descubrir los métodos apropiados de adquirir y validar conocimiento”

    La mente humana recibe constantemente datos provistos por nuestros sentidos (no hay otro medio para adquirirlos) y su labor es integrarlos mediante la razón. La razón, por medio de un proceso llamado identificación no contradictoria, o lógica, integra y elabora abstracciones o concepciones, elevando así el conocimiento del hombre desde el nivel perceptual, que él comparte con los animales, al nivel conceptual, que sólo él puede alcanzar. El nivel perceptual, o consciencia limitada, es insuficiente para lidiar con varias percepciones complejas al mismo tiempo.

    Este nivel de inteligencia perceptual se conoce en la filosofía Objetivista como “Consciencia de cuervo”, debido al símil elaborado por la filósofa Ayn Rand en “Introducción a la Epistemología Objetivista”. En este, la autora describe una situación en la cual un hombre entra en un bosque, y este es observado por un misterioso cuervo que súbitamente se alza en vuelo, para no regresar hasta que el primero abandona el lugar. Luego, se repite la misma anécdota, con la diferencia de que ahora son dos los invasores. Pero no por ello cambia el resultado: el cuervo se aleja de nuevo para no retornar hasta que ambos hayan abandonado el bosque. Se repite la historia con tres, y hasta cuatro invasores, con los mismos resultados: el cuervo nunca vuelve hasta que todos los hombres han abandonado el bosque. Pero el resultado empieza a cambiar cuando el número empieza a ser complejo para la mente perceptual del cuervo, provocando así que este actúe de forma diferente: cuando son cinco hombres los que penetran en el bosque para abandonarlo solo cuatro, mientras el quinto se queda escondido, el cuervo vuelve.

    Así pues, gracias a la capacidad conceptual, el ser humano puede asimilar la realidad creando abstracciones. De esta forma, la mente del hombre difícilmente podrá asimilar la idea de XXXXXXXXXXXXX manzanas de forma perceptual, pero a nivel conceptual, lo hará rápidamente mediante la idea, o abstracción, de “13”. Por esta razón, cuando enfrentamos a un ser humano a rápidamente asimilar la idea de 9.000.000.000.000 Km, el cuervo vuelve… no es si no mediante las abstracciones, en este caso 1 año/luz, que la mente humana asimila los datos percibidos por los sentidos.

    “Guiado por sus propios juicios de valor metafísicos, explícitos o no, un artista selecciona, fuera del desconcertante caos de la experiencia humana, aquellos aspectos que él valora como indicativos de la naturaleza del universo. Luego los encarna en un concreto sensorial-perceptivo como una estatua, una pintura, o una historia” -Ayn Rand

    El arte es la recreación selectiva de la realidad de acuerdo a los juicios metafísicos del artista. Mediante este método, los conceptos condensan percepciones, la filosofía, condensa conceptos; y finalmente el arte condensa la filosofía, en forma de retorno al nivel perceptual, en una forma impregnada de un profundo sentido de abstracción. El artista, de forma consciente o no, está inmerso en sus propios juicios metafísicos. Estos se ocupan de la naturaleza de la existencia, respondiendo preguntas como la posibilidad del hombre de encontrar la ansiada felicidad, o si está subyugado a vivir entre lagrimas intermitentes el resto de su vida. Si su vida tiene un propósito alcanzable y real, o simplemente esta carece de sentido al no ser mas que un camino entre la niebla. Si el hombre es realmente libre y capaz de decidir, o si por el contrario su vida está determinada como si de una marioneta se tratase. O si el hombre es capaz de conocer la realidad de forma objetiva y directa, o si esta está oculta en un mundo noumenal, superior e inalcanzable.

    Los exploradores, inventores, constructores y filósofos que han llevado al reluctante mundo hacia adelante – esto es lo que motiva mi trabajo. Este es el tipo de alma que quiero celebrar en mis esculturas. Esculpo para capturar momentos de la vida del hombre que inspiran una vida de belleza y alegría, de promesa y propósito. Esculpo por el desafío técnico de dar vida a mis virtudes y valores en metal y piedra. Esculpo para tocar mi imaginación y alimentar mi propia alma. Y esculpo para mostrar a otros lo que me impulsa, con la esperanza de poder impulsarlos a ellos” -Sam Axton

    La función del arte pues, es concretar la visión fundamental de la existencia que tienen los seres humanos, que tienden a expresar y plasmar sus abstracciones, conceptos e ideas de forma concreta. Estos necesitan desesperadamente celebrar -o pedir humildemente perdón- sobre sus logros alcanzados, integrar de forma objetiva -o desintegrar de forma nihilista- mediante los elementos básicos de su particular visión de la realidad, o alzarse mirando al cielo con orgullo -o arrodillarse por el mero hecho de existir-. Esta clase de interrogantes son los que afirman y definen los atributos que el artista plasma en su creación.

    Una obra de arte es una entidad, y como toda entidad existente, posee atributos, que el filósofo Aristóteles describió como esenciales y accidentales, siendo los primeros los que realmente definen el ser de dicha identidad, y siendo los segundos los atributos omitibles o genéricos. De esta forma, cualquier entidad existente, es decir, poseyente de atributos concretos y específicos, se define por su propio ser, por sus propios atributos individuales e irrepetibles. Los atributos accidentales no forman parte de su esencia, o al menos, no son necesarios para formar su individualidad. Una mujer hermosa puede tener los atributos accidentales típicos para ser calificada como tal, pero puede carecer de los atributos esenciales que definan su belleza como única, incomparable, e irrepetible.

    “La estética es la rama de la filosofía que abarca el estudio de la esencia y la percepción de la belleza”

    La estética Objetivista tiene ciertos criterios de valoración a la hora de plasmar y judgar los atributos, siendo estos la selección, la claridad, e integración. Estas características son consecuencias directas de las posiciones propias que presenta esta filosofía en metafísica, epistemología, ética, y política. Desde una visión objetiva, la obra de arte debe de ser una selección de conceptos, especialmente aquellos que son esenciales, de la existencia.

    En palabras de la propia filósofa Ayn Rand, de la misma forma que en la vida hay ciertas cosas sin importancia que deben de ser ignoradas, en una obra de arte, deben de ser omitidas. Una obra de arte no tiene, o no debería tener, cabida para atributos arbitrarios: todo debe de tener un propósito definido y concreto. Nada ha de ser accidental. Ademas, ha de ser clara y concisa, debe de superar la “consciencia de cuervo”, ha de superar el nivel meramente perceptual. Por ultimo, Uno de los aspectos de valoración mas importantes es la integración, o armonía, de sus diferentes atributos: el grado de integración es conocido como el grado de belleza. La armonía debe de tener un propósito, ya que si bien existe armonía en el universo, en otras palabras, metafísicamente no existen las contradicciones y todo “esta ordenado” (nada puede violar las leyes de la lógica), no se puede calificar de arte cualquier entidad, si bien posee la armonía metafísica de la no-contradicción entre sus atributos. La armonía artística debe de situarse a un nivel superior, debe de tener propósito, debe de transmitir las abstracciones del artista de forma clara e integrada. Un cono de helado estampado violentamente contra el suelo, rodeado por un circulo rojo, no puede ser valorado mediante los mismos criterios que se usan para valorar la Victoria alada de Samotracia.

    “Decir que depende del punto de vista del espectador, sería puro subjetivismo, si se entiende literalmente. No es cuestión de lo que tú, por razones desconocidas, decidas llamar bello. Es verdad, obviamente, que si no hubiera sujetos que valoran entonces nada podría ser evaluado como bello o como feo, porque los valores los crea una consciencia que observa, pero esa consciencia los crea con una norma que está basada en la realidad. Así que aquí la cuestión es: los valores, incluida la belleza, han de ser juzgados como siendo objetivos, no subjetivos ni intrínsecos” -Ayn Rand

    La teoría de la estética Objetivista se plasma en una escuela artística llamada Realismo Romántico. Como el nombre indica, pretende captar y “plasmar la realidad tal como podría y debería ser”. El realismo Romántico presenta así pues al hombre como un ser heroico, cuyo logro productivo es su actividad más noble, con su felicidad como el mas alto propósito de su vida, y la razón su única herramienta para enfrentarse a la realidad, un ser que es capaz de conocer y de controlar su destino, en ausencia absoluta de fuerzas superiores que lo opriman a inciertos finales. Este movimiento es prácticamente inexistente y nunca ha existido como tal, no obstante, cierta esencia estuvo presente en la antigua Grecia así como durante el renacimiento, o en menor medida durante el siglo XIX. Esto no es casualidad: siendo la Estética una rama de la filosofía, derivada de la Metafísica y la Epistemología, esta está íntimamente ligada con la filosofía imperante del momento. Esa es la razón básica por la cual el arte tiene sus ciclos de auge y ocaso, siendo este una consecuencia de algo primario. ¿Es la degustación del fruto del conocimiento por parte del hombre un motivo para arrodillarse y hacer penitencia el resto de su vida, o es motivo para celebrar la ambición del espíritu y el ego humano con orgullo? ¿Es el ser humano un producto colectivo de ganado, sacrificable para un fin superior a él, o un ser heroico capaz de vivir en libertad y sin ataduras entre sus hermanos, cuya vida tiene como último propósito el disfrute y la felicidad de esta misma en el aquí y ahora? …Si uno observa con atención a su alrededor desde un punto de vista global para examinar la clase entidades que son valoradas por los hombres en general, logrará entender la clase de criterios que se esconden tras la visión de los hombres, descubriendo rápidamente que el arte es al espíritu lo que la tecnología a la vida material del hombre, y puede ser usado por lo tanto como un baremo filosófico y moral, como un ojo que rebela sin piedad cual es el estado del alma humana -y hacia donde se dirige ésta-.

    G. Truchuelo

Viewing 1 post (of 1 total)

You must be logged in to reply to this topic.